miércoles, 22 de agosto de 2012

More than this. Final.


Martes, 11 Julio.

20:34

19ºC

Bloqueé la pantalla de mi móvil al ver que el taxi paraba. Miré a través de la ventana donde unas finas gotas de lluvia se dejaban deslizar. Ese bloque de pisos. Sonreí al verlo.

Pagué al taxista y bajé de aquel incómodo coche para sacar mi equipaje del maletero con ayuda de su dueño.

Sonreí como forma de agradecimiento. Subí las pequeñas escaleras hacia el portal y abrí la puerta, rota aún. Me dirigí al ascensor para llegar a mi piso. Abrí la puerta aparatosamente consiguiendo dejar todo mi equipaje en la entrada y aspirando hondamente de ese particular aroma que tantos recuerdos me traía.

Miré mi móvil en el que una fina luz verde parpadeaba regularmente. Un mensaje.

Según mis cálculos ya debes estar aquí ¿verdad? Llámame cuando veas el mensaje. Te quiero, Harry.

Sonreí mirando esas palabras y dejé el móvil sobre el mueble de la entrada viendo las dos fotos que se situaban llenas de polvo a los extremos de este. En la primera Zayn y yo nos sonreíamos mutuamente, una foto antigua llena de recuerdos. En la segunda mi hermano y mis primos peleaban entre ellos haciendo que mi sonrisa se agrandase como cada vez que veía ese tipo de escenas.

Situé mi vista ahora en el espejo que colgaba encima del mueble. En los laterales unas pequeñas fotos de carnet se situaban enganchadas. Harry, Niall y Angela ocupaban varias de ellas. Luego dirigí mi mirada a una mía, de hacía años, el último curso del instituto.

Deslicé mis ojos hacia mi reflejo viendo como había cambiado. Cómo esos cuatro años habían pasado dejando en mí su rastro. Mi pelo ahora más largo y claro lo recogía en un coletero. Mi cuerpo más definido y mis facciones más marcadas.

Parpadeé un par de veces devolviéndome a la realidad.

Volví a coger mi móvil y sin hacerme de rogar llamé a Harry. Él me colgó antes de si quiera dejarme oír su voz y me mandó otro mensaje.

Ven a mi piso, tengo una sorpresa. Harry.

Me duché a toda prisa y me coloqué unos vaqueros con una fina camisa de seda dejando mi pelo caer mojado aún por mi espalda.

Salí de la casa agarrando el bolso y pedí otro taxi para llegar por fin a su piso.

Timbré un par de veces nerviosa hasta que pude entrar. Subí a toda prisa hasta su nivel y la puerta se abrió dejándome ver esos rizos cayendo por su frente casi tapando uno de sus dos preciosos ojos verdes acompañados de su sonrisa tan característica apoyada por su dulce hoyuelo.

Mis ojos se inundaron inevitablemente de felicidad y me tiré a sus brazos mientras él me alzaba en el aire dando vueltas sobre sí mismo.

-       ¡Estás guapísimo! –le dije.

-       Tú sigues igual de preciosa –dijo riendo.

-       Te eché de menos rizos –dije separándome un poco de su cara para mirarle bien a los ojos. Él sonrió aún más.

-       ¿Te quedas?

-       Me quedo –afirmé y él me apretó más haciéndome reír.

-       Oye, oye, oye, que me pongo celosa –dijo una voz a nuestra espalda. Mi mirada se dirigió hacia allá.

-       ¿Vicky? –pregunté retóricamente bajándome de mi amigo para darla un abrazo más suave que el anterior.

-       ¡Mi prima! –gritó Louis transmitiéndome una felicidad increíble, me acogió en un fuerte abrazo cuando Angela interrumpió tirándose contra mí.

Pronto vinieron Liam y Niall completando mi extrema felicidad. Entramos al piso pero antes Vicky se fue diciendo que quería dejarnos como en los viejos tiempos, reí ante ese comentario pero la verdad es que me gustó que lo hiciese.

Nos sentamos en el los sillones que había, casi todos estaban atentos a mí.

-       ¿Podéis creer que hemos acabado ya la carrera? –preguntó incrédulo Harry.

-       Es surrealista –comentó Niall.

-       Sí, tenemos 23 años –proclamó Louis.

-       No, yo tengo 22 –se quejó Harry y yo le apoyé.

-       Vale, tenemos –dijo ahora acompañándolo de una señalización a los todos menos a Harry y a mí- 23 años.

-       Ahora sí –dije riendo.

-       Ahora lo importante ¿quién tiene trabajo? –preguntó Liam. Todos excepto Niall y yo levantaron la mano.

-       Soy una mantenida ahora mismo –dije riendo.

-       Yo un moroso –se rió Niall.

La última vez que había mirado la hora eran las once y parecía que la noche iba para largo.

-       Por cierto ¿dónde está Zayn? –preguntó Liam.

-       Viene la semana que viene con Emma –contesté.

-       ¿Se queda? –preguntó feliz Angela y yo asentí.

-       Estaremos al completo –dijo Louis y yo me reí.

-       Tengo entendido que hay nuevas introducciones en el grupo –dije codeando a Harry a quien tenía al lado y echándole una mirada a Louis y Niall quieres estaban en frente mía.

-       Sí, algo hay –dijo Niall nervioso. Me reí.

-       Tres nuevas chicas –asintió Louis.

-       Son geniales –me susurró Angela al oído y yo me reí.

-       Vicky –dije mirando a Harry- Ruth –mire a un sonrojado Niall- ¿y? –pregunté a mi primo.

-       Sonia –dijo él feliz.- Qué mala memoria prima.

-       Bueno, ¿y qué pasa con Emma? –preguntó ahora Harry.

-       James ya está en Bradford desde hace un mes, se mudará a Londres ya que le han trasladado en su trabajo así que vivirá con él –dije feliz por ella.

-       Así que por eso volvéis ¿no? –preguntó Liam.

-       En parte. Echaré de menos esas playas y clima –dije melancólica.

-       Oye que aquí nos tienes a nosotros –dijo Angela tirándose hacia mí y yo la recibí en un fuerte abrazo.

-       Al fin juntos todos –dijo Niall.

-       Sí, es increíble –sonreí acompañada de todos ellos.- Pero no ha sido solo mi culpa.

-       Cierto, otros también nos abandonaron por un tiempo –dramatizó Louis.

-       Sólo pasé un año en Francia –se defendió Liam.

-       Y yo en Italia, pero ni siquiera fue el mismo año –dijo Harry.

-       ¿Veis? Al final no he sido yo la mala –me reí.

-       Bueno, ahora estamos aquí todos, y no se va a ir nadie ¿verdad?

-       Verdad –dijimos al unísono para estallar en una carcajada.

Cenamos algo por fin ya que estaba muerta de hambre y la noche pasó llena de risas, recuerdos, planes futuros, juegos y emociones.

-       Vale, ahora necesito aclaraciones sobre esto –me dijo Angela en la cocina.

-       ¿Sobre qué? –pregunté y ella dirigió su mirada a mi mano izquierda. A mi dedo anular. A mi precioso anillo. Sonreí, solo pude sonreír.


*FLASHBACK*

Domingo, 29 Junio.
19:43
Australia.

La brisa húmeda y salada corría por mi piel provocando cosquillas sobre ella. El largo vestido se enredaba entre mis piernas las que intentaban avanzar mientras se hundían suaves sobre la arena mojada. Mi mano izquierda agarraba la suave tela levantándola despacio para que no se mojase por el fino oleaje. Una larga trenza caía por mi costado mientras algunos mechones rebeldes salían de ella a la merced del viento.

Mientras, mi pequeña mano derecha se entrelazaba por otra más grande y como siempre, más cálida.

-       ¿Puedes creer que nos vamos a ir de aquí? –preguntó su grave voz mirando mi expresión de lado.

-       Extrañaré este lugar. –contesté elevando mi mirada para encontrarla con sus ojos castaños. Sonrió soltando mi mano para pasar su brazo por mi espalda.

-       Extrañas más a los chicos, a Angela, tu padre, tu hermano…

-       Sí, sí, les echo de menos, pero allí no se ven todos los días estas puestas de sol, ni tenemos playa a cinco minutos, ni este clima, ni nada de esto –repliqué.

-       Si no hubiese salido el trabajo a James, ¿te hubieses quedado? –preguntó interesado mirando a mis ojos.- Es decir, has terminado la carrera, podrías haber elegido volver.

-       Elegí hace cuatro años, después de un año sin ti, venir aquí. ¿Por qué iba a elegir ahora separarme?

-       Por tu familia, tus amigos –contestó.

-       No, no lo creo –contesté.- Tampoco lo pensé hasta que le salió el trabajo a James.

-       ¿Sabes? Hace dos meses, cuando creíamos que no iba a pasar todo esto, ya había pensado en volver contigo allí. Al fin y al cabo James tenía cada vez más tiempo para Emma y no me gustaba verte así, sé que echas de menos a todos ellos.

Sonreí. Hice que se agachase un poco para alcanzar sus labios y me fundí en un tierno beso con él.

-       Mentiroso –susurré en su boca.

-       ¿Qué? –preguntó asombrado separándose un poco.

-       No mientas, no tenías pensado hacerlo –le eché en cara divertida.

-       Sí que lo tenía pensado –se defendió con una sonrisa delatante en su cara.

-       Si no pasa nada, te quiero aún así –dije picándole. Intentó ocultar una mayor sonrisa y miró hacia el cielo.

Volvió su mirada hacia mí y levantó una ceja.

-       Mala pécora –me dijo y yo comencé a reír.

-       Mentiroso –le acusé otra vez comenzando a andar más rápido.

-       Intentaba ser romántico, rompes mis momentos románticos –se quejó mientras aumentaba el ritmo de sus pasos y yo solté una carcajada.

-       Admitelo cariño, cuando lo intentas te sale fatal –seguí jugando.

Él aumentó su paso y yo solté un pequeño grito echando a correr como podía con el vestido.

-       Caracol-col-col –cantó riendo ya casi pegado a mí.

-       No es justo, no es fácil correr con un vestido enredándose entre tus pies –me quejé riendo.

-       Pero es muy sexy –dijo alzándome a sus brazos. Reí agarrándome a su cuello.

-       Mira que bonita –dije señalando la puesta de sol que se mostraba frente a nosotros.

-       Tanto como tú –dijo y le miré.

-       Bésame –exigí. Sonrió y unió nuestros labios en un largo beso.

-       ¿Te apetece un chapuzón? –preguntó.

-       No Zayn, no –me quejé mientras él ya caminaba conmigo en brazos hacia el agua.

-       Anda, verás que divertido.

-       No –me volví a quejar agarrándome más a su cuello. Apoyé mi cabeza en su hombro rindiéndome.

Entonces vi algo tirado en el suelo, una pequeña caja azul.

-       Cariño ¿se te ha caído algo? –pregunté mirando hacia ella. Él se giró y me bajó de sus brazos rebuscando en sus bolsillos del pantalón con ansia.

Me acerqué hacia la caja y la recogí.

-       ¡No! ¡Espera! –me giré asustada por el grito y él vino corriendo. Me arrebató la caja de mis manos sin siquiera mirarme.

-       ¿Es tuya? –pregunté. Él solo asintió clavando su mirada en ella mientras la mantenía en movimiento con una mano.

Una caja pequeña de terciopelo. Suya. Estaba nervioso, inquieto.

Ahogué un grito en mi garganta mientras llevaba las manos a mi boca. ¿Iba a hacer lo que yo creía?

Levantó su mirada hacia mí y sonrió avergonzado.

-       ¡Oh dios! –exclamé notando como mi corazón se aceleraba.- ¿Es lo que estoy pensando?

-       Verás –comenzó y yo sólo acerté en abrir mis ojos y dejar que el aire dejase de entrar en mis pulmones.- llevamos juntos desde hace casi seis años. Hemos pasado por mucho: peleas, tonterías, un año sin vernos, muchos kilómetros, una niña… pero siempre hemos acabado arreglándolo.

Él agarró mi mano izquierda entrelazándola con la mía y yo intenté relajarme un poco aunque aún me encontraba en shock.

-       Sé que somos jóvenes, tú a penas tienes los veintidós pero llevamos juntos seis años y cada vez que te miro, que te abrazo, que te toco, que te beso, cada vez que estoy contigo me siento como la primera vez. Hemos convivido ya durante cuatro años y todo ha salido bien. Ahora vamos a volver a casa y vamos a seguir viviendo juntos –Un nudo se formó en mi garganta y por supuesto mis ojos se cristalizaron. Ahora mi pulso parecía que jugaba una carrera.- No tenía pensado hacer esto hoy pero supongo que cuando viste la caja no hubo vuelta atrás y la verdad es que me da igual el día que sea con tal de que tú sepas que te quiero en mi vida para siempre.

Bajé mi mirada hacia su mano, la cual estaba abriendo la caja con un precioso anillo dentro. Era fino, de oro, con unas delicadas formas en el centro marcadas con oro blanco. Era precioso y por supuesto, perfecto.

Hizo amago de arrodillarse.

-       No, Zayn, no –le dije tirando de su mano hacia arriba.

-       ¿No? –dijo casi en un susurro mientras su expresión se rompía.

-       ¡No! O sea, sí. Sí, claro que sí, por dios, ¡sí! –su expresión era confusa pero a la vez alegre.- Decía que no te arrodillases –reí. Él sonrió ampliamente y miro la caja con el anillo. Mordió su labio inferior levemente y una lágrima cayó despacio por mi mejilla. Me la aparte rápidamente.

-       Creo que hemos hecho algo mal, has contestado antes de que te lo propusiera –se rió nervioso y yo le acompañé.

-       Hazlo ahora. –Le pedí. Sacó el anillo de la caja fijando su mirada en él y después la clavó sobre mis ojos.

-       ¿Quieres casarte conmigo? –preguntó sonriente. Asentí casi ansiosa con la cabeza y él cogió con cuidado mi mano izquierda introduciendo el anillo sobre mi dedo anular.

Levanté mi mirada del anillo y la dirigí a él, sus ojos. Sonreí ampliamente al igual que él.

Abrazó mi cintura elevándome del suelo mientras reíamos. Me besó. Sus labios se movían suaves, con cuidado. Separó su boca de la mía apoyando nuestras frentes.

-       Eres oficialmente la señora Malik.




















_____________________________________


GRACIAS a todas mis lectoras. Gracias por llegar hasta el final de la novela. Gracias por apoyarme. Gracias por todo. 

Solo espero que el final no os haya disgustado. 

Espero vuestros comentarios amores. Os quiero.

12 comentarios:

  1. Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww llorando estoy es un final perfecto !!! por favor !!! es preciosos !!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Madre mia...estoy llorando joder... es el mejor final que podrías haber escrito, simplemente es perfecto, dios, se a acabado, no lo puedo cree, que caca, me ha encantado tu novela pero ¿tendrán niños sehh!? jajajajajajajaja muchas gracias por ser tan buena escritora enserio, si escribes otra avísame porfis

    ResponderEliminar
  3. AH¡¡¡¡AH¡¡¡¡¡ ESTO ES ADORABLE JODER...DONDE HAY TÍOS ASÍ? YO QUIERO UN ZAYN COMO EL DE TU NOVE PA'MÍ JAJAJA
    LOVE INFINITO

    ResponderEliminar
  4. :'''''''''') perfecto es poco cielo,tu novela me ha encantado, emocionado, me ha echo reir, llorar .. todo :') Me apena que acabe, evidentemente, pero el final .. más perfecto no podía ser :'3
    PD: QUIERO A ZAYN EN MI VIDA :'$ jaja
    Gracias por hacer esta novela tan perfecta, enserio. Much love for u .
    Un besazo.
    @AnaLozano1D

    ResponderEliminar
  5. ¿Tu cres que un final así me iba ha disgustar? Joder, que preciosidad fhklñgobmusio *--* Tío, quiero a un Zayn así en mi vida. Dios, gracias por escribir esta novela, por avisar, me han encantado todos los capítulos, y que sepas que el día que no tenga nada que hacer, me la volveré a leer entera. Avísame para la próxima cielo :) (@alca97)

    ResponderEliminar
  6. MUERO DE AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOR! que bonito ostieeeee! me a encantado el final, me a encantado la novela, escribes de p*** madre aaaaaaaaaaaaaaaaaaag TE AMO!

    ResponderEliminar
  7. Ohhhhhhhhhh, es precioso el final y la novela entera. Y pensar que la llevo siguiendo desde el principio, y que llevo meses leyéndola... Me ha encantado, escribes muy bien ^^. Cuando subas tu próxima novela(si haces otra), avísame :).

    ResponderEliminar
  8. me encantóooooo! , etiquétame en tus otras novelas @zaynmalikteam3

    ResponderEliminar
  9. Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa más perfecto no podría haber sido, me encantó!, me imagine 500 cosas menos esto, de verdad te quedó increíble. Espero prontooo la otra nove :D (si podes avisarme soy @iluminanmivida)
    Beso genia =)

    ResponderEliminar
  10. Madre mía, perfecta novela, he llorado con este capítulo, que pena que se haya acabado, estoy impaciente de leer la próxima xx

    ResponderEliminar
  11. Holaa!!
    Tengo dos blogs: uno personal --> myworldlai.blogspot.com.es
    y otro dedicado a los 5 idiotas de las escaleras ^^ --> razonesporlasquesoydirectioner.blogspot.com.es (este blog lo llevo con otra directioner!)

    Pasate por los dos por favor!! y siguenos !! ;)
    por supuesto, si nos sigues, te seguimos de vuelta!!

    Un beso!!
    PD: deja comentario!! :)

    ResponderEliminar